El niño fantasma del cementerio (Leyenda de México)

El niño fantasma del cementerio Esta famosa leyenda es también conocida como "El niño de Guanajuato", en ella se cuenta la aparición espectral de un menor de edad que camina entre las tumbas de un cementerio, en la ciudad de Guanajuato. El infante falleció junto con sus padres en un accidente de carretera.

Se dice que un día, la familia compuesta por los padres y el niño se trasladaban en automóvil a la ciudad donde vivía un familiar que se encontraba enfermo. Al pasar por una curva peligrosa, el coche derrapó en el asfalto, el padre no pudo controlar el vehículo y terminó estrellándose primero contra una señal de tránsito y después contra un gran árbol que se encontraba cerca de la orilla.

Debido al percance, el auto se partió a la mitad muriendo en el instante todos los integrantes de la familia. A pesar de ser económicamente solventes, el padre, la madre y el hijo fueron enterrados en diferentes camposantos debido a la falta de espacio. Poco tiempo después, personas que acudían a ver a sus difuntos en el cementerio que albergó los restos del menor, comenzaron a experimentar la presencia de una entidad sobrenatural.

Se cuenta que una noche, al poco tiempo de haber ocurrido el accidente, el velador del cementerio recorría su ronda normal cuando al pasar por la tumba del niño fue testigo de un hecho paranormal, ya que observó el espectro del infante saliendo de su sepulcro y recorriendo los caminos del camposanto. El velador jamás fue visto de nuevo, por lo que se cree el espectro se lo llevó a su tumba.

Personas que viven en los alrededores del cementerio también han sido testigos de como el fantasma del niño sale por las noches a buscar a sus padres para reunirse con ellos y poder finalmente descansar en paz, pero al no encontrarlos, al pasar la medianoche regresa al lugar donde descansa.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.