Rancho Skinwalker, el lugar más enigmático del mundo

Rancho Skinwalker El rancho Skinwalker se encuentra ubicado en el condado de Uintah, en el noroeste de Utah. Es conocido por la intensa actividad paranormal y extraterrestre que ha sido registrada dentro de sus límites territoriales. Su nombre fue tomado de la mitología de la tribu Ute, en la cual se le llama "Skinwalker" a un tipo de bruja que tenía la facultad sobrenatural de cambiar su apariencia a voluntad.

El misterio comenzó en el año 1951, cuando el profesor de ciencia Junior Hicks y algunos de sus estudiantes vieron un extraño objeto volando sobre la zona del rancho, por lo que Hicks decidió comenzar una investigación. Descubrió una antigua leyenda que contaba como los nativos de diferentes tribus no se acercaban al lugar porque creían que era una tierra maldita habitada por criaturas maléficas. El docente llegó a registrar alrededor de cuatrocientos fenómenos paranormales de diferente índole.

En 1994 la propiedad fue adquirida por Terry y Gwen Sherman para la crianza de ganado. Al poco tiempo de irse a vivir al rancho, la familia comenzó a ser testigo de fenómenos inexplicables: El ganado comenzó a aparecer muerto con los restos descuartizados, los objetos de la casa se movían solos, se escuchaban pasos y silbidos, veían pasar por el rancho vehículos extraños que no tenían ruedas y continuamente observaban en el cielo objetos voladores o flashazos de luz.

Los Sherman dijeron que un misterioso lobo anormalmente grande pasaba continuamente por su propiedad. El animal parecía inofensivo ya que permitía que lo acariciaran, pero cuando Terry pudo ver que mataba a su ganado, le disparó varias veces pero las balas nunca le hicieron daño. También relataron que en diferentes ocasiones, por la mañana descubrieron agujeros grandes y círculos grabados en el terreno en diferentes partes del rancho.

Otro de los testimonios habla de la aparición de bolas de fuego en el cielo, las cuales parecían moverse a voluntad propia. En una ocasión, los perros persiguieron una de las bolas que se dirigió hacia unos matorrales, los animales entraron y ya no salieron, al otro día fueron descubiertos los restos de los perros totalmente carbonizados.

Los dueños decidieron vender el rancho Skinwalker debido al estrés que les causaban los extraños sucesos. Fue adquirido en 1996 por el Instituto Nacional para la Ciencia del descubrimiento (NIDS) por 200 mil dólares, con la intención de investigar la actividad paranormal del lugar; aunque hasta la fecha no han logrado dar certeza a nada de lo que ocurre en esa propiedad.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.