El misterioso Manuscrito Voynich, un libro que nadie puede leer

El misterioso Manuscrito Voynich El Manuscrito Voynich es un extraño libro que contiene ilustraciones y texto escrito en un alfabeto e idioma no identificados hasta el día de hoy. No se sabe quién ni cuando fue escrito, únicamente las pruebas del carbono 14 han revelado que el pergamino utilizado fue fabricado entre los años 1404 y 1434.

Esta misteriosa obra fue mencionada por primera vez en el año 1580, cuando fue adquirida a un precio de 600 ducados por el emperador Rodolfo II de Habsburgo, quien era un fanático de la magia y las ciencias ocultas. Los vendedores fueron dos ingleses, el mago charlatán John Dee y el embaucador Edward Kelley. A través del tiempo, el pergamino tuvo diferentes custodios, hasta quedar finalmente depositado en el convento franciscano de Mondragone, en Italia, en el siglo XVII.

El tratante de antigüedades Wilfrid Voynich, de quien derivó el nombre, compró el manuscrito en 1912. Al morir, su esposa lo vendió al anticuario Hans Peter Kraus, quien al no poder venderlo, en 1969 lo regaló a la universidad de Yale.

A través de los siglos, muchos estudiosos han tratado de descifrar el manuscrito sin obtener ningún resultado. Han sido utilizadas técnicas de cifrado tradicionales como el cambio de una letra por otra o dándole un valor numérico. También se ha tratado de descifrarlo a través de tarjetas perforadas, o más recientemente con software, sin lograr avanzar en su comprensión.

Algunos investigadores han señalado que puede estar escrito en un lenguaje no conocido al que se la ha llamado voynichés. Al interpretar las ilustraciones incluidas en la obra, se piensa que el texto estaría compuesto de relatos acerca de rituales ocultistas. Su autoría ha sido atribuida a diferentes personajes a lo largo de los siglos: Roger Bacon, los cátaros, Leonardo da Vinci o el arquitecto Filarete.

Uno de los últimos intentos por descifrar el Manuscrito Voynich, estuvo a cargo del profesor de ciencias de la computación de la Universidad de Alberta Greg Kondrak y el estudiante de postgrado Bradley Hauer, quienes utilizando inteligencia artificial, concluyeron que la lengua más probable utilizada para la redacción del libro es el hebreo.

También se ha especulado que la obra podría ser una estafa ideada por el propio John Dee y su socio Edward Kelley, quienes lo habrían creado en el año 1580 para sacarle una buena cantidad de dinero al emperador. Sin embargo, de acuerdo a las pruebas de carbono, el manuscrito fue redactado un siglo antes de la fecha en que supuestamente Kelley lo falsificó.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.