El extraño caso de Edward Mordrake, el hombre que tenía dos caras

El extraño caso de Edward Mordrake el hombre que tenía dos caras Edward Mordrake fue un mítico personaje del siglo XIX que se dio a conocer por sufrir de una extraña malformación congénita conocida como diprosopia o duplicación craneofacial, lo que le dio una cara extra en la parte posterior de la cabeza. Se sabe que el rostro duplicado no podía hacer nada, aunque algunas crónicas de la época cuentan que la extraña malformación se burlaba de Mordrake cuando se encontraba feliz o sonreía mientras lloraba.

La primera referencia a este extraordinario caso provino del artículo "Las maravillas de la ciencia moderna, escrito en 1895 por Charles Lotin Hildreth y publicado en el periódico "The Boston Post". En el texto se presentaban informes de la Royal Scientific Society que documentaban la existencia de maravillas y monstruos que se creían imaginarios.

El artículo describía al joven heredero de la nobleza inglesa como una persona inteligente poseedora de un hermoso rostro, que tenía que cargar con la terrible desfiguración que le daba la cara de una mujer en la parte trasera de su cabeza, la cual se dice tenía una inteligencia maligna propia y le impedía dormir al susurrarle "cosas que solo se pueden hablar en el infierno".

El atormentado personaje terminó por volverse loco y se suicidó a la edad de veinte años, dejando una nota donde pedía que se destruyera el malvado rostro para que no lo continuara atormentando en su tumba.

En poco tiempo, esta increíble historia se hizo muy popular como relato literal, a pesar que su autor era un conocido escritor de ficción. Fue tan ampliamente aceptada que la condición del noble maldito apareció en una enciclopedia médica en 1896, incluida por dos médicos respetados, quienes contaron la historia exactamente igual que el artículo del The Boston Post. La respetabilidad de los ponentes dio un aire de autoridad a la historia.

Recientemente ha aparecido en internet una fotografía que muestra los supuestos restos de la cabeza. No es la primera vez que una imagen de la malformación se da a conocer, y también como todas las demás, no es auténtica. El espantoso cráneo solo es una idea de un artista de papel maché de cómo se habría visto Edward Mordrake.

El artista ha dejado constancia de que fue creado en su totalidad con fines de entretenimiento. La otra foto famosa que a menudo se clasifica erróneamente como auténtica es una obra realizada en cera.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.