Los dragones, ¿Existieron alguna vez?

Los dragones Existieron alguna vez Los dragones son criaturas mitológicas ligadas a distintos pueblos, donde las historias fantásticas acerca de estos animales que arrojan fuego por la boca, se encuentran muy arraigadas en la cultura popular. En algunos lugares, esta tradición se representa como un ser benefactor y en otros como una representación de la maldad.

La palabra dragón proviene del vocablo griego "drákon", cuyo significado es "serpiente". Se cree que la palabra hace referencia a la mirada hipnótica que transmite la serpiente. Estos fantásticos animales han trascendido en el imaginario popular a través de dos tradiciones, la occidental y la oriental.

Para los europeos, los dragones eran criaturas llenas de maldad que vivían en cuevas y solo salían para causar terror en la población. Son representados como reptiles gigantes y alados, con una apariencia combinada de serpiente con otros animales como los cocodrilos o caimanes, a los que se les agregan alas, cuernos y un aliento de fuego.

Los chinos interpretaban a los dragones como seres llenos de sabiduría que habitaban palacios en el fondo del mar. Tienen la apariencia de una serpentina mezclada con características de otros animales, y por lo regular carecen de alas. A pesar de ser sabios, los dragones orientales también poseen una gran avaricia, que los lleva a arrasar pueblos completos para encontrar grandes tesoros.

Se cree que la presencia de estas fantásticas criaturas en lugares muy lejanos, que aparentemente no tenían ninguna relación entre sí, se debe a la manera en que nuestros antepasados explicaron la presencia de fósiles de dinosaurios o ptesosaurios, encontrados en una época en que no se sabía que estos animales anteriormente fueron habitantes de la tierra.

También pudo haber contribuido a la creación de estos legendarios animales el descubrimiento de especies existentes, como el dragón de Komodo, al cual según antiguos relatos de marineros que visitaron Indonesia, encontraron en esas islas. Otro animal que pudo inspirar a los dragones es el lagarto de collar, un reptil pequeño que habita en Nueva Guinea. Se caracteriza por tener una especie de collar alrededor del cuello, el cual extiende cuando se siente amenazado.

La capacidad de lanzar fuego atribuida a los dragones puede derivar de la idea cristiana de que la entrada al infierno es la boca de un monstruo apocalíptico capaz de escupir fuego. Otra propuesta acerca del origen de esta característica, dice que cuando legiones romanas llegaron a Inglaterra, tomaron al dragón como su emblema y le otorgaron el poder de lanzar fuego como una forma de intimidar a los nativos del lugar.

También se le relaciona con tormentas eléctricas y auroras boreales, las cuales algunos pueblos del norte de Europa atribuían a dragones que volaban y escupían fuego desde el cielo.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.