Incidente ovni: La abducción de Barney y Betty Hill

Incidente ovni La abducción de Barney y Betty Hill La abducción de Barney y Betty Hill fue un caso emblemático de secuestro extraterrestre, ya que en los primeros tiempos de la investigación del fenómeno ovni, los expertos creían posible que cualquier persona pudiera ver y reportar objetos voladores, pero veían imposible que las criaturas que tripulaban esos objetos pudieran interactuar con seres humanos. El incidente de los Hill cambió para siempre este enfoque de la Ufología.

El viaje hacia lo desconocido comenzó en New Hampshire el 19 de septiembre de 1961, cuando la pareja regresaba de unas vacaciones en Canadá. Cerca de las 10 de la noche, Barney conducía en una carretera al norte de North Woodstock, cuando de repente vieron una estrella que parecía moverse. Al llegar a White Mountains, Barney bajó del auto y con unos binoculares observó que no se trataba de una estrella, sino de una nave voladora que tenía varias filas de ventanas y emitía luces de colores. El objeto se acercó y pudo ver que en el interior había gente que parecía mirarlos.

Barney subió al automóvil para seguir al objeto volador, pero la nave desapareció. Cuando retomaron su camino, comenzaron a escuchar un extraño sonido que se repetía de forma constante, más adelante volvieron a escuchar esos misteriosos sonidos. Finalmente, sin darse cuenta habían recorrido 35 millas de carretera en solo dos minutos. El resto del viaje transcurrió sin incidentes.

A pesar de la oposición de Barney, su esposa contactó al Comité Nacional para la Investigación de Fenómenos Aéreos (NICAP), para informarles del encuentro con el ovni. En una de las entrevistas con los investigadores, se dieron cuenta que el viaje de regreso a casa había durado dos horas más de lo normal, y ese tiempo estaba borrado de sus memorias. Se concluyó que esas dos horas perdidas transcurrieron entre la primera y la segunda tanda de sonidos extraños que escucharon, tiempo durante el cual los Hill permanecieron en un trance hipnótico.

Betty comenzó a tener pesadillas en las cuales podía ver como ella y su esposo eran sometidos físicamente a diferentes experimentos. En diciembre de 1963, la pareja asistió a consultas con el doctor Benjamín Simon para tratar de descubrir las causas de las pesadillas y la angustia con la que habían estado viviendo durante los últimos dos años. Para lograr ese objetivo, se realizaron varias sesiones individuales de hipnosis regresiva que revelaron situaciones asombrosas.

Entre los recuerdos revelados se incluía que el automóvil se atascó en la carretera y el ovni aterrizó en medio de la autopista. Seres extraños bajaron y se dirigieron al coche para trasladar a Barney y Betty a la nave, donde fueron sometidos a pruebas médicas y científicas. Antes de ser liberados, los misteriosos seres los hipnotizaron y ordenaron mantener su captura en secreto.

La pareja describió a sus secuestradores como seres alienígenas calvos, de cinco pies de altura, piel grisácea, cabeza en forma de pera y ojos como si fueran de gato. La descripción coincide con la asignada a los seres ufológicos actualmente conocidos como "grises".

Después de seis meses de tratamiento, la hipnosis arrojó dos versiones casi idénticas, el doctor Simon opinó que inconscientemente los Hill creían haber sido secuestrados y llevados a bordo de una nave desconocida. Concluyó que posiblemente Betty pudo haber creado sueños influidos por el avistamiento real de un objeto extraño, contagiando los recuerdos de Barney. Estos sueños de rapto y pruebas médicas pudieron haber sido reproducidos de manera inconsciente durante las sesiones de hipnosis.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.