Pandemia de gripe española en 1918

Pandemia de gripe española de 1918 La pandemia de gripe española comenzó a propagarse muy rápido durante los últimos meses de la primera guerra mundial. Se cree que logró infectar a un tercio de la población mundial en solo dieciocho meses. La gravedad de esta catástrofe fue ocultada por los países que se encontraban participando en el conflicto.

Aunque en el otoño de 1917 la enfermedad ya había presentado una oleada en catorce campamentos militares, quedó registrado en Estados Unidos como el paciente cero el cocinero Gilbert Mitchell, del campamento de Fort Riley, en Kansas. Mitchell ingresó la mañana del 4 de marzo de 1918 con fiebre y dolor de cabeza a la enfermería. Algunas horas más tarde ya había más de cien casos en tratamiento, por lo que tuvieron que habilitar un hangar para atender a los pacientes.

En abril la epidemia se trasladó al continente europeo con la llegada de los soldados norteamericanos. Se le dio el nombre de gripe española porque España no se encontraba involucrada en la guerra, por lo que fue el país que más reportó los casos de contagio. Las naciones que se encontraban en guerra, trataron de ocultar la magnitud del suceso para no desmoralizar a la población.

Debido a que el virus se propagó gracias al movimiento de militares en el mundo, la enfermedad mató personas con una rapidez nunca antes vista. En Estados Unidos se dio a conocer información de personas que se levantaban de la cama enferma y morían durante el trayecto a su trabajo. Los síntomas que presentaban eran insuficiencia respiratoria y fiebre. Al faltar el oxígeno, el rostro adquiría un tono azulado. Se producían hemorragias que encharcaban de sangre los pulmones, lo que provocaba vómitos y sangrado nasal, haciendo que los enfermos se ahogaran en sus propios fluidos.

Se estima que durante la pandemia perdieron la vida entre cincuenta y cien millones de personas en todo el mundo. La mayor parte falleció por neumonía causada por bacterias que infectaron a las víctimas cuando la gripe ya los había debilitado. Un gran porcentaje de las muertes fueron de adultos jóvenes de entre 15 y 35 años de edad.

Investigaciones recientes concluyeron que se trató de un virus transmitido por las aves. Tenía 25 mutaciones, por lo que era diferente al virus de la gripe aviar típico. Entre esas mutaciones se encontraban las que se adaptaron al ser humano. También se concluyó que el virus de la gripe española tiene la capacidad de multiplicarse cincuenta veces más que la gripe común tras un día de infección, y 39 mil veces más tras cuatro días.




© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.