Ed Gein "El carnicero de Plainfield"

Ed Gein El carnicero de Plainfield Edward Theodore Gein, mejor conocido como "Ed Gein", fue un asesino y ladrón de tumbas estadounidense. Nació el 27 de agosto de 1906 en el condado de La Crosse, en Wisconsin. Fue hijo de George P. Gein y Augusta T. Lehrk. Tuvo una infancia complicada por el alcoholismo de su padre y el fanatismo religioso de su madre, quien lo castigaba cuando trataba de hacer amigos. Lo que influyó para que el pequeño desarrollara un marcado carácter asocial.

La familia se trasladó a una granja de ochenta hectáreas ubicada a las afueras de Plainfield, donde Ed creció desarrollando una relación de amor y odio con su madre. En 1940 murió su padre y los hermanos Gein tuvieron que buscar trabajo para contribuir con los gastos de la granja.

El 16 de mayo de 1944, los hermanos se encontraban quemando hierba seca en los pantanos cuando el fuego se descontroló y se propagó por una buena parte de la zona, por lo que llamaron a los bomberos para que controlaran el siniestro. Cuando se fueron los bomberos, Ed informó que su hermano había desaparecido.

El cuerpo de Henry fue encontrado unas horas después tirado boca abajo en el pantano, había muerto de asfixia. Al principio se dijo que el fuego lo había matado, pero después las autoridades se dieron cuenta que tenía hematomas en la cabeza y había fallecido antes que el fuego se saliera de control. La policía sospechó que Ed había matado a su hermano, pero como no tenía pruebas para acusarlo, aceptó que la muerte fue accidental.

El 29 de diciembre de 1945 su madre falleció y Ed se quedó completamente sólo en la granja. Perdió su único vínculo con la cordura. Ya no tenía con quien hablar. Selló la habitación de su madre para que se mantuviera en buen estado y el resto de la casa se fue deteriorando por falta de mantenimiento.

El 17 de noviembre de 1957 desapareció Bernice Worden, la dueña de una ferretería local. Fue vista la noche anterior, pero al día siguiente su negocio estuvo cerrado todo el día. Fue reportada como desaparecida. Su hijo Frank entró a la tienda y descubrió la caja registradora abierta y el piso manchado de sangre.

Frank declaró que la noche anterior Ed Gein fue a la ferretería y le dijo a Worden que a la mañana siguiente iría a comprar un galón de anticongelante, lo que fue comprobado al revisar las notas de venta del negocio. La policía se dirigió a la casa del sospechoso sin imaginar con lo que se iban a encontrar.

Cuando llegaron arrestaron a Ed y comenzaron a registrar la casa, llevándose una fuerte impresión al encontrar huesos humanos enteros y fragmentados, calaveras empaladas en los postes de la cama, utensilios de cocina hechos con cráneos, sillas tapizadas con piel humana, máscaras hechas de rostros, un cinturón hecho con pezones, un par de labios usados como cordón de cortina, un corsé construido con el torso de una mujer y una pantalla de lámpara construida con un rostro humano. También fueron halladas partes de cuerpos desmembradas.

El cuerpo de Bernice Worden estaba colgado boca abajo y destripado. La cabeza había sido colgada en una arpilla y el corazón en una bolsa cerca de la estufa. También fue encontrado el cuerpo desmembrado de Mary Hogan, una camarera desaparecida en 1954. Cuando lo interrogaron, el asesino dijo que había abierto al menos cuarenta tumbas de mujeres recién fallecidas para robar los cuerpos. Curtía las pieles y fabricaba sus utensilios. También declaró que al morír su madre, comenzó a fabricar un traje de mujer para poder convertirse en ella y meterse en su piel.

A pesar de admitir el crimen de Mary Hogan, Ed Gein solo fue procesado por el homicidio de Bernice Worden. Fue declarado enfermo mental y recluido en el Central State Hospital for the Criminally Insane, donde murió el 26 de julio de 1984 por insuficiencia respiratoria.




© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.