Anatoli Onoprienko "La bestia de Ucrania"

Anatoli Onoprienko La bestia de Ucrania Anatoli Yurievich Onoprienko fue un asesino en serie condenado a cadena perpetua por la autoría de 52 crímenes. Nació el 25 de julio de 1959, en Zhytomyr, Ucrania. Creció en un orfanato debido a que su padre y su hermano lo abandonaron en el hospicio cuando murió su madre.

Al salir del orfanato se dio de alta en la marina soviética, con la que viajó a diferentes partes del mundo. Trabajó como bombero en la ciudad de Dneprorudnoye. Tiempo después se fue al extranjero donde laboró como obrero. Más tarde, durante su juicio, confesaría que durante ese tiempo había ganado más dinero cometiendo robos que trabajando.

Anatoli Onoprienko comenzó su carrera criminal en 1989, cuando junto a su amigo Serhiy Rogozin mataron a nueve personas. El asesino huyó del país de manera ilegal y se fue a radicar a Austria, Francia y Grecia. Posteriormente vivió en Alemania, donde cometió un robo y fue encarcelado seis meses. Al cumplir la condena fue expulsado del país.

El criminal regresó a Zhytomyr en 1995 para llevar a cabo una oleada de crímenes en muy poco tiempo. El 25 de diciembre ingresó a la vivienda de la familia Zaichenko a robar, donde según su confesión, tuvo que asesinar al matrimonio y sus dos hijos para no dejar testigos. Después de cometer los homicidios, prendió fuego a la casa para borrar sus huellas.

El 1 de enero de 1996 volvió a introducirse a la casa de una familia de cuatro miembros, a los cuales asesinó de la misma manera. En total, entre octubre de 1995 y marzo de 1996, Onoprienko mató a 43 miembros de ocho familias. Su método consistía en ingresar a una vivienda antes del amanecer para reunir a las personas que vivían ahí. Les disparaba a los hombres y acuchillaba a las mujeres y niños. Al final, robaba lo que podía y le prendía fuego a la casa.

Las autoridades ucranianas enviaron a Zhytomyr a dos mil investigadores, los cuales elaboraron una lista con personas que viajaban continuamente por el sudoeste del país. Uno de los sospechosos fue Yury Mozola de 26 años, quien fue detenido y torturado hasta morir. Siete agentes que participaron en la tortura de Yury y provocaron su muerte fueron encarcelados.

La ruta de las investigaciones fueron dirigiendo sus sospechas hacia la figura de Anatoli Onoprienko, hasta que fueron confirmadas con el hallazgo en la casa de su novia y su hermano, de una pistola y 22 objetos robados a las víctimas. Cuando la policía fue a visitarlo, Onoprienko no quiso entregar sus documentos y trató de oponer resistencia, por lo que fue detenido.

El criminal en un principio solo admitió ser autor de ocho crímenes, aunque poco después aceptó haber cometido 52 asesinatos, de los cuales no se arrepentía. Su juicio comenzó el 23 de noviembre de 1998. Fue condenado a cadena perpetua. Murió de un ataque al corazón en la cárcel de Zhytomyr el 27 de agosto de 2013.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.