Accidente nuclear de Chernóbil

Accidente nuclear de Chernóbil El accidente nuclear de Chernóbil ocurrió la madrugada del sábado 26 de abril de 1986 en la central eléctrica nuclear memorial Vladímir Ilich Lenin, ubicada en Ucrania, a tres kilómetros de la ciudad de Pripyat y ciento veinte de Kiev. Es considerado el mayor accidente nuclear de la historia y uno de los desastres medioambientales más grandes que hayan ocurrido.

Los cuatro reactores que componían la planta no cumplían con los estándares de seguridad que se manejaban en la mayor parte del mundo. Contaba con un bajo nivel de automatización. Los reactores uno y dos no tenían edificio de contención, mientras que los reactores tres y cuatro se encontraban protegidos por un blindaje biológico superior.

El núcleo del reactor se componía de un cilindro de grafito de 1,700 toneladas que contenían 1661 tubos resistentes a la presión, en los cuales se encontraban alojados 190 toneladas de dióxido de uranio en forma de barras cilíndricas. Por estos tubos circulaba agua pura a alta presión que, al calentarse, proveía de vapor a la turbina de rueda libre.

El desastre comenzó en la unidad 4 del reactor, cuando personal llevó a cabo un experimento que pretendía averiguar por cuanto tiempo la turbina de vapor generaría energía eléctrica, después de bajar el suministro de energía eléctrica principal del reactor, lo que ocasionó que el reactor tuviera una fuerte subida de potencia que los operadores no pudieron detectar.

Cuarenta segundos después de comenzar el experimento, el reactor se sobrecalentó y explotó el hidrógeno que contenía, haciendo volar su tapa, lo que ocasionó un incendio en la planta y una gran emisión de productos de fisión a la atmósfera. Se estima que la cantidad de materiales radioactivos soltados por la explosión fue 500 veces más grande que la expulsada por la bomba atómica de Hiroshima en 1945.

Con la explosión se comenzó a filtrar la radioactividad, contaminando las áreas de los alrededores. Los bomberos lograron apagar el fuego en tres horas pero dentro del reactor el grafito continuó quemándose. Después arrojaron dentro del reactor desde un helicóptero, cinco mil toneladas de diferentes materiales que lograron apagar el incendio del grafito y absorbieron los aerosoles radioactivos.

El accidente dejó como saldo la muerte de 31 personas a causa de la radiación y obligó al gobierno soviético a evacuar a 116 mil personas, lo que provocó una alarma internacional al detectarse radioactividad en 13 países de Europa.

El mayor daño lo recibió la ciudad de Pripyat, la cual no fue desalojada enseguida. El gobierno no advirtió a sus 50 mil habitantes del peligro y fueron desalojados 24 horas después, cuando ya habían sido expuestos a grandes cantidades de radiación. Hoy en día Pripyat es una ciudad fantasma y se estima que volverá a ser habitable hasta dentro de varios siglos.




© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.