Terremoto de Yungay en Perú

La tragedia de Yungay en Perú El terremoto de Yungay ocurrió el 31 de mayo de 1970, cuando un fuerte sismo de 7.9 grados sacudió el departamento de Áncash y la parte norte de Perú; lo que provocó un aluvión que sepultó por completo la ciudad de Yungay.

El sismo tuvo lugar a las 15:32 horas. Su epicentro fue localizado en el océano pacífico, 44 kilómetros al suroeste de la ciudad de Chimbote; a una profundidad de 64 kilómetros. El área llamada Callejón de Huaylas, conformada por importantes ciudades de la región, fue la más afectada por este desastre natural.

El fuerte movimiento telúrico tuvo una duración de 45 segundos. Provocó el desprendimiento del pico norte del nevado Huascarán y trajo como consecuencia una avalancha de hielo y lodo de kilómetro y medio de ancho, la cual en tres minutos llegó a la ciudad. Cuando el alud de 40 millones de metros cúbicos chocó contra la pared de la quebrada del río Ranrahirca, desvió su curso 30 grados en dirección sur.

Testigos afirmaron haber visto una ola de lodo de 30 metros proveniente de la parte alta de Yungay, la cual saltó la quebrada y sepultó la ciudad. Otra parte del aluvión arrasó la pequeña ciudad de Ranrahirca, donde fallecieron alrededor de 20,000 personas.

La ciudad de Yungay quedó completamente desaparecida bajo el alud. Solo pudieron salvarse alrededor de 300 personas que se encontraban en tres lugares. 92 personas en el cementerio. Otras 25 personas encontraron refugio en un cerro de las afueras de la ciudad; y un grupo de niños que se encontraban en un circo itinerante instalado en el estadio de futbol.

Los bloques de hielo tardaron casi dos semanas en descongelarse debido a que una nube de polvo cubría el lugar de la tragedia. El lodo tardó casi un mes en secarse, lo que provocó problemas para llevar a cabo labores de rescate. En recuerdo de lo que fue una próspera ciudad, solo quedaron de pie cuatro palmeras y la estatua del Cristo en lo alto del cementerio.

Las consecuencias desastrosas del terremoto alcanzó su cifra más alta en Yungay, con la pérdida de 25,000 vidas. Otras ciudades como Racuay y Huallanca fueron destrozadas casi en su totalidad. Huaraz quedó destruida en un 97 por ciento y una pérdida de alrededor de 10,000 personas.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.