Luis Alfredo Garavito "La bestia de los Andes"

Luis Alfredo GaravitoLuis Alfredo Garavito Cubillos es un asesino en serie al que se le atribuye haber matado 172 niños en diferentes departamentos de Colombia entre los años 1992 y 1999. También confesó haber cometido crimenes en otros paises, como Ecuador y Venezuela. Declaró que los ataques a las víctimas los realizaba bajo los efectos del alcohol.

Nació en la ciudad de Génova, en el departamento de Quindío, en Colombia. Es el mayor de siete hermanos. Ha relatado haber sido víctima de abuso sexual por parte de su padre y dos de sus vecinos durante varios años de su infancia. Estudió hasta quinto año de primaria y creció siendo un niño retraido y poco sociable.

En su juventud se dedicó a trabajar en diferentes lugares como vendedor o empleado de almacén. Al mismo tiempo empezó a tener problemas con el alcohol, lo que le provocaba un carácter bipolar, llegando a tener accesos de ira repentina que hacian que intentara golpear a sus compañeros de trabajo o sus jefes.

Le encantaban los niños y se esforzaba por ser cariñoso con ellos. Recorrió el país cinco veces sin rumbo fijo, visitando sesenta y nueve municipios e inventando diferentes formas de presentación para estar en contacto con los infantes; como por ejemplo una fundación para ancianos y otra para menores, con las que podía estar en contacto con niños.

Su carrera criminal inició en 1992 y la forma de operar fue siempre la misma. Cuando llegaba a un lugar lo recorría para buscar niños de entre seis y dieciséis años de edad de bajo nivel socioeconómico. Cuando tenía la oportunidad de iniciar una conversación con alguna de las posibles víctimas, los invitaba a caminar y les ofrecía dinero.

Cuando se cansaban de la caminata, Garavito tomaba algunos tragos de alcohol y atacaba a los infantes en algún sitio despoblado. Los amarraba, los golpeaba en todo el cuerpo, les rompía las manos a pisotones y les saltaba encima para romperles las costillas. Después con un cuchillo y un desarmador les amputaba los dedos de las manos, les sacaba los ojos, cortaba las orejas y finalmente los degollaba. Algunos de estos desafortunados niños eran violados por el monstruo.

Con el paso de los años se fueron encontrando cadáveres sin aparente conexión entre ellos, por lo que no existía ninguna investigación enfocada en algún asesino serial. La policía abrió una investigación hasta el año 1997, cuando fueron encontrados los restos de treinta y seis niños en los alrededores de la ciudad de Pereira. Inicialmente apuntaba a varias líneas como sectas satánicas, tráfico de órganos o prostitución infantil.

En junio de 1998 se descubrieron tres cadáveres más en la finca La Merced, en la ciudad de Génova. Algunos meses después fueron encontrados los restos de doce niños a las afueras de Villavicencio y nueve osamentas en otro punto del país. Este tipo de crimenes se reportaron en muchos departamentos de Colombia, en los cuales fueron encontrados elementos comunes, como fibras sintéticas con las que eran atadas las víctimas, bolsas de plástico, botellas y tapas de bebidas alcohólicas. Por esta fecha fue lanzada una orden de captura contra Luis Alfredo Garavito por el homicidio de un niño de doce años.

Un testimonio clave en la captura y condena del criminal, fue el intento fallido de asesinato a un niño llamado John Iván. El 22 de abril de 1999 el asesino abordó al infante en la Plaza Centauros de Villavicencio, amenazandolo con un cuchillo lo obligó a subir a un taxi que los condujo a las afueras de la ciudad. En un lugar despoblado Garavito ordenó al niño quitarse la ropa, lo amarró, le tapó la boca con un pañuelo y comenzaron a caminar hasta que el chico estaba muy cansado. En ese momento intentó violarlo, pero en el forcejeo el pañuelo se desprendió y el muchacho comenzó a gritar. Un indigente que se encontraba en el lugar se acercó para ayudar a Iván, arrojandole piedras al criminal hasta que huyó.

El niño contó lo ocurrido y comenzó una gran busqueda en la zona para dar con el atacante, hasta que después de varias horas salió del monte caminando. John Iván identificó al hombre y en ese momento fue detenido por la policía. Luis Alfredo Garavito fue condenado en al año 2001 a cumplir una condena de 1853 años y 9 días, la condena más alta que se haya registrado en Colombia.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.