La Niña del Puente Ipal (Leyenda de Perú)

La niña del puente Ipal La niña del puente Ipal es una leyenda de Perú que narra la historia de la aparición de un espectro en los caminos entre los pueblos de Sicre y Huyro, ubicados en el Departamento del Cuzco.

Se cuenta que hace mucho tiempo transitaba por los caminos de Sicre una niña llamada Chela, la cual vivía con sus padres en una humilde casa en lo más recóndito de la zona, lejos de la carretera que conduce al pueblo de Huyro.

Chela caminaba grandes distancias continuamente para poder visitar a sus amigas y pasar un rato con ellas, especialmente a Susana, a quien la chica consideraba su mejor amiga y con la cual pasaba la mayor parte del tiempo.

Susana y Chela nunca habían visitado Quillabamba y en una ocasión escuchaban emocionadas las historias que sus amigas les contaban acerca de la gran ciudad, por lo que las niñas con gran emoción, comenzaron a planear un paseo a Quillabamba a la semana siguiente, para ver si era cierto lo que les habían contado.

Ese día, Chela muy emocionada se levantó temprano, se puso sus mejores ropas y creyendo que eran las cuatro de la madrugada se fue buscar a Susana; la cual vivía sola con su madre, en el camino que conducía hasta la carretera.

Cuando llegó a la casa de su amiga comenzó a gritarle para que saliera, pero Susana no salió y solamente alcanzó a escuchar un grito proveniente del interior de la casa que le dijo que su amiga ya se había ido, por lo que Chela corrió tratando de alcanzar a Susana; gritando su nombre para que ésta la escuchara.

Chela seguía tratando de alcanzar a su amiga en la más completa oscuridad, pero al ver que las horas transcurrían y la luz del día no llegaba, comenzó a sentir miedo porque aún tenía que cruzar el cementerio y algunos lugares que aterrorizaban a la gente de la comunidad.

No se sabe con seguridad que fue lo que sucedió después, pero se cuenta que al llegar la luz del día, un campesino encontró el cuerpo sin vida de Chela sobre el puente Ipal, lo cargó y caminó rumbo a la casa de la niña para entregarlo a sus padres.

A partir de ese momento, algunas personas que transitan el camino hacia la carretera a Huyro, cuentan que al caer la noche, se pueden escuchar a lo lejos los gritos infantiles de una figura espectral que cruza el puente corriendo y mirando hacia atrás asustada, perdiendose más adelante en la inmensidad de la noche.



© 2013-2018 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.