El lobisón (Leyenda de Argentina)

La leyenda dice que el lobisón es una especie de hombre lobo originario de Argentina. Es el séptimo hijo de la pareja formada por Tau y Kerana. Según la mitología guaraní, sobre este hijo cayó la mayor maldición de que fueron objetos sus padres; por lo que en las noches de luna llena en días viernes y martes, sufre una transformación física que lo convierte en una bestia.

El lobisón está representado con la imágen de la mezcla de un perro de gran tamaño con un humano; tiene las orejas tan grandes que le caen sobre la cara y tiene patas que combinan la forma de pezuñas y manos. También puede adquirir en determinadas ocasiones la apariencia de un burro o un cerdo.

Se dice que cuando el maldecido va a sufrir la metamorfosis comienza a sentir mareos, por lo que se va a un lugar apartado donde se despoja de la ropa, se echa en el suelo y rueda tres veces mientras reza una oración al revés. El color de la bestia depende de la piel de la persona objeto de la maldición y sus ojos se ven como si estuvieran encendidos.

Una vez transformado en animal se va toda la noche a realizar tropelias durante la busqueda de su comida preferida, el excremento de animal de granja. También lo han visto por los panteones en busca de carroña, para lo cual revuelve la tierra alrededor de las tumbas.

Se cuenta que los perros no paran de ladrar desde que perciben su presencia hasta que desaparece. Esta leyenda también tiene la influencia católica en el hecho de que los niños que no se encuentran bautizados forman parte de su dieta; además, para matarlo se necesita una bala bendita.

Se describe a las personas que son lobisón como personas delgadas, desgarbadas, de piel amarilla, con un carácter huraño, antipático y de muy mal vestir. El día después de la transformación normalmente se enferma debido a las porquerías que comió durante sus andanzas.

Debido a que las personas influenciadas por la superstición del lobisón mataban a su séptimo hijo para evitar que les cayera la maldición, desde el siglo XIX fue adoptada como parte de la tradición del nacimiento de este hijo, que el presidente de la República lo apadrine para evitar la maldición.



© 2013-2017 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.