Lizzie Borden "La asesina del hacha"

Lizzie Andrew Borden fue una mujer sospechosa de haber cometido el doble homicidio en el que perdieron la vida su padre y su madrastra, ocurrido el 4 de agosto de 1892, en una vivienda situada en el 92 de Second Street de la localidad de Fall River, en Massachusetts
.

Nació el 19 de julio de 1860 en Fall River; fue hija menor de un matrimonio formado por el banquero Andrew Jackson Borden y Sarah Anthony Morse. Cuando Lizzie tenía solo tres años de edad, falleció su madre, volviendose a casar Andrew dos años después de la muerte de su esposa con Abby Durfee Gray, quien nunca fue del agrado de las hermanas Borden.

Vivían de forma holgada debido al buen manejo de los negocios que realizaba el señor Borden, lo que daba como resultado disponer de un buen ingreso económico. A pesar de esto, las hermanas no eran felices y evitaban encontrase con su madrastra, incluso trataban de no sentarse a la mesa cuando ella estaba allí. Así vivieron durante los 28 años que duró el segundo matrimonio de su padre.

Sin embargo, todo cambió repentinamente la mañana del 4 de agosto de 1892, cuando ocurrieron los asesinatos. Andrew regresó del pueblo al cuarto para las once y al poco rato se comenzaron a escuchar los gritos horrorizados de Lizzie, la cual había encontrado el cadáver de su padre con la cabeza reventada por impactos de un objeto afilado, posiblemente un hacha, recostado en el mueble de la sala de su casa.

Lizzie Borden llamó desesperada a la criada de la casa Bridgette Sullivan, a quien le dijo que habían asesinado a su padre; también entraron vecinos que habían escuchado los gritos. Al no encontrar a la esposa de Andrew, suponían que no estaba en la casa en esos momentos, aunque muy grande y aterradora fue la sorpresa cuando la encontraron con el cráneo despedazado en el suelo de una habitación del piso de arriba.

Debido a que su hermana se encontraba fuera de la ciudad y de que un tío que estaba hospedado en la casa de los Borden, no estaba en esos momentos en la vivienda, las sospechas hacían a un lado a la criada y recaían en Lizzie; de quien se supo que por esas mismas fechas, intentó comprar ácido prústico para limpiar un abrigo, lo que le fue negado por la farmacia local; además, la señora Borden aseguró que alguien había intentado envenenarlos.

Este doble homicidio había conmocionado a toda la comunidad. Unos días después, salió publicado un anuncio en un periódico local, en el cual las hermanas Borden otorgaban una recompensa de cinco mil dólares a quien diera información acerca del asesinato.

Lizzie Borden fue arrestada el 11 de agosto y sometida a juicio en el año de 1893, aunque se declaró no culpable, la inconsistencia de su testimonio aumentó las sospechas del pueblo en torno a su culpabilidad. Según el tribunal, nunca se encontraron pruebas que la señalaran de manera contundente como la asesina, aunque durante las investigaciones fue hallada una posible arma asesina; un hacha limpia con el mango roto en el sótano de la casa de Andrew Borden, pero se concluyó que era imposible que en tan poco tiempo se pudiera limpiar el arma homicida.

Tampoco encontró la policía ninguna prenda de vestir que tuviera sangre, aunque unos cuantos días después de los asesinatos, Lizzie fue vista por una vecina mientras quemaba en la cocina un vestido de color azul, el cual según su versión, se había dañado al quedar manchado de pintura.

Debido a la desestimación de las pruebas y a pesar de que 21 miembros del jurado la encontraron culpable, Lizzie Borden fue absuelta por el tribunal de todos los cargos imputados.

Junto con su hermana se fue a vivir a otra casa que compraron dentro del mismo pueblo de Fall River; a donde vivió hasta la fecha de su muerte, el 1 de junio de 1927.




© 2013-2017 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.