La casa del horror de Amityville

Esta supuesta casa maldita de tres plantas se encuentra situada en el número 112 de Ocean Avenue, en la villa Amityville, en el condado de Suffolk, en Nueva York. Es celebre por los supuestos sucesos paranormales relatados en el libro “El horror vuelve a Amityville”, de Jay Anson.

La historia comenzó la madrugada del 13 de noviembre de 1974, cuando Ronald DeFeo Jr asesinó con un rifle a sangre fria a todos los integrantes de sus familia en sus camas, mientras estos dormían. Sus padres y sus cuatro hermanos fueron ejecutados por la espalda, a excepción de Louise, su madre, a quien mató de un disparo a la cabeza.

Después de cometer estos horribles crimenes, el asesino introdujo la ropa manchada de sangre, la funda de su rifle y balas dentro de una funda de almohada y los arrojó a una alcantarilla; posteriormente se trasladó al bar "The witches brew" y le comentó a una persona llamada Joe Yeswit que alguien le había disparado a su familia, dirigiendose ambos al domicilio, desde donde llamaron a la policía.

Ronald se convirtió en el principal sospechoso y debido a que su coartada no era valida, fue arrestado y sometido a juicio. El joven recurrió a la demencia al argumentar que unas voces le habían dicho que cometiera los asesinatos, pero su alegato falló y finalmente fue condenado a cadena perpetua.

Un año después de los trágicos sucesos, la vivienda fue adquirida por George Lutz y su esposa Kathy, quienes cuentan que en su primer día en la casa, llegó el padre Pecoraro a bendecirla y al realizar su trabajo, en una de las habitaciones alcanzaron a escuchar una macabra voz que le decía "¡fuera de aquí!". Esa misma madrugada George tuvo que levantarse intempestivamente al escuchar un fuerte golpe en la puerta de entrada, no vio a nadie, pero encontró agitandose las dos portezuelas de la caseta de botes, mismas que él había asegurado antes de irse a dormir.

Desde entonces se sucedieron extraños acontecimientos en la madrugada, todos extrañamente a la misma hora: tres y cuarto; hora en que la familia era testigo de como las puertas se abrían y cerraban, apariciones de un ser demoníaco en la chimenea y el cuarto de los niños y extrañas levitaciones.

Entre los sucesos paranormales ocurridos en amityville, destaca la aparición de "Jodie", un cerdo que iniciamente solo la hija de los Lutz podía ver. En una ocasión George volvió a despertarse a la tres y cuarto de la madrugada, se asomó por la ventana que daba hacia el embarcadero y vio que las puertas de la caseta del bote se encontraban abiertas, bajó a cerrarlas; al regresar a su casa observó que su hija lo miraba por la ventana de su cuarto y que detrás de ella se encontraba un enorme cerdo; inmediatamente subió a su cuarto encontrando que la pequeña estaba profundamente dormida. Este personaje sería parte central en varios de los fantásticos relatos ocurridos en la casa, como cuando le arrojaron una silla y el cerdo plasmó sus pisadas en la nieve al irse corriendo del lugar.

También se cuenta que en una ocasión, Jimmy el hermano de Kathy, y su esposa, después de su luna de miel se quedaron a pasar una noche en la casa y fueron instalados en la habitación de la niña. En la madrugada la esposa de Jimmy despertó gritando llena de terror debido a que un niño estaba sentado en una silla que se encontraba frente a la cama y le estaba agarrando los pies mientras le pedía ayuda porque se encontraba muy enfermo.

Después del éxito obtenido con el lanzamiento del libro "Horror en Amityville", el padre Pecoraro, mencionado en la novela como el sacerdote que había hecho frente a los extraños acontecimientos en la vivienda, desmintió el testimonio diciendo que él jamás se había parado en la casa y que solamente habló en una ocasión por teléfono con Kathy, cuando ésta le llamó para contarle acerca de una levitación que había vivido.

Surgieron muchos testimonios he investigaciones que aportaron datos para descubrir el fraude de la historia contada por Jay Anson; aunque el argumento con más peso provino del abogado de Ronald DeFeo, William Weber, quien denunció que George Lust no había cumplido con el trato que había hecho con DeFeo y con Jay Anson, para crear una historia que contara sucesos de apariciones demoníacas en la vivienda, las cuales lo ayudarían a reducir su condena, al argumentar que no había cometido los asesinatos por iniciativa propia.

Finalmente, otro argumento de mucho peso para desacreditar la historia, es el hecho de que ninguna de las familias que posteriormente habitaron la casa, sufrieron de fenómenos paranormales como supuestamente les ocurrió a la familia Lutz.



© 2013-2017 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.