La tragedia del dirigible Hindenburg

El 6 de mayo de 1937, cuando el dirigible alemán LZ 129 Hindenburg intentaba aterrizar en la base naval de Lakehurst, en la ciudad de Nueva Jersey, ocurrió una explosión que provocó que el zeppelin se envolviera en llamas, falleciendo aproximadamente una tercera parte de los casi 100 pasajeros que traía a bordo.

El LZ 129 Hindenburg fue la aeronave más grande jamás construida, junto con el  LZ 130 Graf Zeppelin II. Fue bautizado con el apellido del presidente alemán de la época: Paul Von Hindenburg.

Fue construido con duraluminio y tenía una longitud de 245 metros de largo, más grande que tres aviones Boeing 747 juntos. En un principio, fue construido para tener una capacidad de 50 pasajeros, aunque en el año de 1937, ésta capacidad fue aumentada a 72 viajeros, además de soportar una tripulación de 61 miembros.

Inicialmente se usaría helio para llenar el tanque del Hindenburg, aunque finalmente fue utilizado hidrógeno, el cual era una sustancia mucho más explosiva e inflamable; los alemanes nunca habían sufrido ningún accidente utilizando hidrógeno como combustible, por lo que se consideraba muy seguro. A pesar de esto, el zeppelin fue forrado con una envoltura especial que evitaría la electricidad estática.

El Hindenburg significó un remplazo para el Graf Zeppelin, el cual tenía un tamaño menor que el nuevo dirigible y tenía registrado un servicio de casi un millón de millas. El nuevo Zeppelin cumplió las espectativas de vuelo y transporte, estableciendo incluso un record al cruzar un par de ocasiones en cinco días el océano Atlántico.

Era tanta la popularidad del nuevo dirigible, que los nazis utilizaron la imagen del Hindenburg para enaltecer su poderío, sobrevolando el estadio olímpico de Berlín en la inauguración de los juegos olímpicos celebrados en esa ciudad.

En ese trágico día, después de su viaje a través del océano Atlántico, se encontró con mal clima en la ciudad de Nueva Jersey y tuvo que esperar varias horas antes de preparar las maniobras de aterrizaje; cuando se disponía a realizar su aterrizaje en la estación aeronaval y se acercaba a la torre para ser amarrado, sorpresivamente se prendió fuego en la parte superior, el cual se extendió por todo el cuerpo del zeppelin inmediatamente.

En las imágenes que fueron filmadas de ésta tragedia, se puede apreciar como el cuerpo del dirigible cae sobre los pasajeros, los cuales aterrados saltaban desde una altura aproximada a los 15 metros. En menos de 40 segundos el Hindenburg quedó totalmente destruido. En el desastre murieron 13 pasajeros y 22 miembros de la tripulación.

Recientemente ha salido a la luz la verdadera causa del accidente del Hindenburg, cuando un equipo de investigadores del Instituto de Investigación de San Antonio, Texas; afirman que la electricidad estática fue la causa que desencadenó la tragedia.

Aseguran que la explosión fue originada por una chispa que saltó cuando el equipo de aterrizaje que se encontraba en tierra, tomó las cuerdas de amarre del dirigible, la cual junto con la estática provocada por alguna tormenta y un posible escape de hidrógeno, provocaron la explosión.

Esta tragedia marcó el final de la época de los dirigibles como medio de transporte.




© 2013-2017 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.