Juan Machete (Leyenda de Colombia)

Se cuenta que Juan Francisco Ortíz, amo de las tierras de la Macarena, quería ser el hombre más poderoso de la región; por esa razón hizo un pacto con el diablo, en el cual, a cambio de tierras, dinero y ganado, él entregaba la vida de su mujer y sus hijos.

Para cerrar el trato, el diablo le indicó a Juan que tenía que coserle los ojos a un sapo y una gallina y enterrarlos vivos, a la medianoche del viernes santo; luego tenía que invocar el alma y corazón.

Juan hizo lo que el diablo le indicó y se dió cuenta que al paso de las semanas los negocios iban creciendo.

Un día al levantarse por la madrugada, al ensillar su caballo vió un enorme toro negro que estaba parado a una distancia no muy lejana. Sin darle mayor importancia al hecho, montó su caballo y se fue a trabajar.

Cuando volvió por la tarde a su casa, se dio cuenta que el imponente toro todavía andaba deambulando por su vivienda, pensado que tal vez era de algún vecino, se fue a dormir. Al otro día se despertó debido a un alboroto que había entre los animales, suponiendo que el causante era el toro, intentó sacarlo, pero no le fue posible.

A las doce de la noche del siguiente día, fue despertado por un fuerte bramido, fue hacia el potrero y se dio cuenta que miles de reses pastaban en todo el terreno; su riqueza iba en aumento constante y se cuenta que por mucho tiempo fue el hombre más rico y poderoso de la región.

De repente la situación cambió, comenzó a desaparecer el ganado, a desaparecer posesiones y su fortuna comenzó a disminuir drásticamente, hasta que finalmente quedó en la más completa miseria. Se cuenta que Juan Machete cumplió su parte del trato con el diablo, tomó la poca plata que le quedaba y la enterró, perdiendose en la selva.

Dicen los pobladores que en la actualidad, en la región se puede ver a un hombre que deambula echando fuego por la boca y que impide que se desentierre la plata de Juan Machete.



© 2013-2017 Leyendapopular.com. Algunos derechos reservados.